Facebook aguasdemondariz Twitter @YoAguaMondariz Pinterest aguasdemondariz Flickr mondarizenelmundo Youtube AguasMondariz Instagram aguasdemondariz
La fuente de Troncoso: el origen de todo

Están en:

La fuente de Troncoso: el origen de todo

 

El otro día os contábamos la historia de la fuente de Gándara que va de la mano de la vida de esta casa desde su nacimiento. Su actual arquitectura imitando a templaria fue un proceso de años que culminó en una obra espectacular. Pero Gándara no sería Gándara sin su hermana mayor, la fuente de Troncoso que en sus orígenes fue más conocida que la primera. De hecho, fue más popular en los inicios del balneario por ser la más antigua y la que ayudó a dar fama a Mondariz.

La fuente de Troncoso, que brotaba en el lugar del mismo nombre, en el margen izquierdo del río Tea, a pesar de ser la original, se mantuvo en su momento al margen de las obras que remozaron toda la imagen del balneario y fuente de Gándara, y que convertiría a Mondariz en un lugar sofisticado y a la vanguardia de la arquitectura. Esto fue así por problemas administrativos entre el Ayuntamiento de Mondariz y los Hermanos Peinador, que finalmente se solucionaron en 1905, cuando se pudo emprender las obras en esta zona.

Antonio Palacios, célebre arquitecto y muy vinculado a la historia de Mondariz, escribe en la Temporada su proyecto para la fuente de Troncoso en 1908: “una elegante marquesina de hierro y cristal, que protegerá el recinto de la fuente; un balcón cubierto rodeará interiormente esta marquesina a la rasante del paseo y dos cómodas escaleras de hierro, artísticamente decoradas, se destinan al servicio del público; a continuación de la marquesina están los talleres del embotellado que en su arquitectura recordarán los de la fuente de Gándara”.

Esta remodelación, junto con la edificación del balneario y su lujoso hotel impresionan a los viajeros que llegan a escribir: “Troncoso, olvidada aldea de miserables viviendas veinte años hace, convertida hoy por arte mágica en un pueblo, con edificaciones modernas, alegre y bonito, y con más humos ó si se quiere, gases, que la capital de su Ayuntamiento”.

Troncoso y Gándara no solo forman un eje en el plano, sino que además caminar entre la una y la otra se convierte en una rutina matutina para todos los agüistas alojados en el Gran Hotel: El hábito entre la población del balneario consistía en pasear las aguas entre los dos manantiales. Primero se tomaba un vaso de agua en la fuente de Gándara para después caminar por un camino de 800 metros (primero muy accidentado y luego ya remodelado) para llegar a Troncoso y  beber el segundo. El “pasear las aguas” se convierte en un ritual balneario entre todos los huéspedes.

Dentro de poco os enseñaremos en nuestro Flickr fotos de esta preciosa fuente a orillas del Tea. 

Estado de publicación: 
Publicado
destacado home: 
Yes
Imagen Destacado Portada: 
 

comentarios

© 2009 Aguas de Mondariz Fuente de Val S.L. Todos los derechos reservados. Condiciones generales.