Facebook aguasdemondariz Twitter @YoAguaMondariz Pinterest aguasdemondariz Flickr mondarizenelmundo Youtube AguasMondariz Instagram aguasdemondariz
La fuente de Gándara: templo, catedral y palacio de las aguas

Están en:

La fuente de Gándara: templo, catedral y palacio de las aguas

Enrique Peinador, acompañado del ingeniero de minas Isidoro Sebastián Buceta, daba un paseo por la cuenca de Mondariz un día cualquiera de 1872 cuando descubrió el manantial de Gándara. Siendo consciente de las propiedades de sus aguas, un año después, en 1873, consigue obtener la declaración de utilidad pública (junto a las de Troncoso).

Su desarrollo no se hace esperar y el Balneario construido a sus orillas alcanza fama nacional e internacional. Esto hace que el espacio y la arquitectura del establecimiento termal se configuren como lugar, y que se lleve a cabo un proceso de transformación para hacer de él un sitio habitable. Como no podía ser de otra forma, la fuente de Gándara era el centro principal de toda actividad.

La buvette o pabellón que cubre el manantial al que acudían los agüistas para tomar las aguas, es uno de los elementos definidores de un establecimiento termal y se convierte en el punto de encuentro por excelencia. Por lo tanto, la fuente de Gándara adquiere un carácter social, pero también un carácter medicinal, ya que los agüistas bebían sus aguas por recomendación del médico del establecimiento. Esto se traduce en una arquitectura que habitualmente se distribuye en dos niveles: en el interior brota el manantial y en el superior hay un pequeño espacio destinado a las relaciones sociales.

Según la descripción de Taboada Leal en Hidrología Médica de Galicia (1877), la fuente de Gándara es “una charca excavada en la tierra vegetal de un metro cuadrado” en la que el agua surgía de “un suelo granítico por la pequeña hendidura de una roca”. Dos años después de esa definición, se construye una fuente de hierro fundido que, según la guía de Aguas bicarbonatado-sódicas de Mondariz se levantaba “esbelta en el centro de una amplia y elegante rotonda de cantería, adornada de cómodos bancos rústicos, y cubierta de verdes acacias y varias flores”.

Posteriormente, se añade la marquesina que puede observarse en las fotografías de la fuente de Gándara de principios del siglo XX y que reflejan el tipo más sencillo de buvette: de planta cuadrada donde surge el manantial, situado a un nivel más bajo que el del suelo, cubierto con una sencilla marquesina y rodeado por una verja de hierro.

Si la estructura inicial de la fuente de Gándara aludía a una imagen primaria, la construcción de la marquesina y la verja establece una equivalencia entre el espacio que alberga las aguas medicinales y un recinto sagrado. Este carácter sagrado se acrecentará con la ampliación y mejora de la fuente emprendida por Antonio Palacios y Joaquín Otamendi en 1908. Un proyecto muy ambicioso que consigue ajustarse para que la fuente de Gándara cumpla la función que se le supone, fundamentalmente representativa.

Esta remodelación la afianza como el espacio más representativo del establecimiento termal, y la convierte en un nuevo icono.

Estado de publicación: 
Publicado
destacado home: 
Yes
Imagen Destacado Portada: 
 

comentarios

© 2009 Aguas de Mondariz Fuente de Val S.L. Todos los derechos reservados. Condiciones generales.