Facebook aguasdemondariz Twitter @YoAguaMondariz Pinterest aguasdemondariz Flickr mondarizenelmundo Youtube AguasMondariz Instagram aguasdemondariz
¿Cómo influye el agua en nuestro cerebro?

Están en:

¿Cómo influye el agua en nuestro cerebro?

Categoria: Salud Hidratación Agua

Hace unos meses os dimos en este blog las razones por las que debemos beber entre 2 y 3 litros de agua al día. Sabemos ya que nuestro cuerpo pierde agua y que tenemos que recuperarla a través de la ingesta de la misma o de ciertos alimentos. Pero ¿os habéis preguntado alguna vez cómo influye el agua, o la falta de ella, en nuestro cerebro?

El agua está presente hasta en un 85% en nuestro cerebro, por lo que no es de extrañar que acuse rápidamente la falta de ese líquido y que sea muy sensible a pequeños desequilibrios hídricos. Esos desequilibrios afectarán a los procesos mentales, por lo que es totalmente necesario que nos mantengamos correctamente hidratados para que nuestro cerebro también lo esté.

En el cerebro, es imprescindible un buen nivel de hidratación y de sodio en las células para generar la energía hidroeléctrica con la que se nutre y asegurar el buen funcionamiento de los procesos de neurotrasmisión. Y es que si no lo mantenemos correctamente hidratado, perderá momentáneamente parte de su capacidad, lo que influirá en nuestras funciones cognitivas y en nuestro estado anímico.

El cerebro gasta una enorme cantidad de energía y por eso, pese a que representa solo el 25% del peso corporal, recibe aproximadamente el 20% de toda la circulación sanguínea. El agua es necesaria en estos procesos y no es sustituible por otros líquidos. Su deshidratación se notará, principalmente, en los procesos cognitivos.

El descenso de tan solo un 2% de agua en el cuerpo puede causar pérdida momentánea de memoria, disminución de la atención e incluso cierta confusión mental. El aprendizaje, la rapidez perceptiva, la velocidad de procesamiento o la flexibilidad cognitiva también pueden verse afectados por la deshidratación del cerebro. En general, todos los procesos mentales que intervienen en la inteligencia y en el pensamiento sufren afecciones como consecuencia de la deshidratación.

Recuerda que no hay que esperar a tener sed para beber. Esa necesidad es ya un síntoma de la deshidratación, de que no hemos repuesto todo el agua que nuestro cuerpo ha perdido. Y cuando pasa esto, nuestro balance hídrico se vuelve negativo y, en consecuencia, disminuye nuestro rendimiento físico y psíquico.

Estado de publicación: 
Publicado
destacado home: 
Yes
Imagen Destacado Portada: 
 

comentarios

© 2009 Aguas de Mondariz Fuente de Val S.L. Todos los derechos reservados. Condiciones generales.